El Coming de Mhoris (Soy lo que soy!)

Nunca supe bien porque le tenía tanto miedo a salir del armario. De todas formas, el peso que ejercía en mí una magna necesidad de sincerarme, provocó que uno de mis nuevos cds compilados a pedido, incluyera el tema Soy lo que soy, de Sandra. Amo los compilados.
No recuerdo bien que día fue. Creo que fue un viernes. Sí, fue un viernes. Los pájaros cantaban al unísono del iluminado día, las flores florecían fluorescentes y Madonna sacaba al mercado un nuevo disco. Por las dudas me aseguré de dos cosas. Primeramente advertí a mi mejor amiga que me hiciera un lugarcito en su casa, ya que era probable que pasará allí unos días, por lo menos hasta que consiguiera donde alojarme. En segundo lugar envié un mail a la radio que escuchaba todas las tardes, aprovechando que los viernes adornaban con la visita de una astróloga. Mi amiga no entendió bien el motivo, y me mando, hablando mal y pronto, “a lavar los platos”. La astróloga, por suerte, le propició a mi signo (géminis) ser un buen día para confesarme a mis padres.
En ese momento tenía 18 años y el CBC exigía mucho desempeño de mí. Ocupé toda la tarde elaborando una diapositiva explicativa para ahorrarle a mi garganta cansancio, y producción innecesaria de saliva que prefería, deseaba y anhelaba usar en otras ocasiones.
Llegada la noche, y con toda la familia presente, calculé el momento más propició para suicidarme y reencarnar como el hereje de la familia. Eso sí, un hereje contestatario y feliz. Lamentablemente, para mi infortunio, había obviado la figura de mi hermana, con leves problemas de histeria adolescente, menstruación y una obsesión por revisar los mensajitos de mi celular. Mis padres habían comenzado a discutir con ella. Mi querida, hermosa y divina hermana, a quién quería ver llena de puñaladas sangrientas provenientes de mi mano, gritó a las cuatro paredes “¡y no ves que tu hijo es puto!”. Luego deletreó la última palabra, por si no la habían comprendido bien. Necesariamente me miraron. Necesariamente los miré y esbocé un tímido, pero por fin, “sí, soy gay”.
La diapositiva ya no tenía sentido, mi amiga no me daría alojo en su casa y si mataba a mi hermana sería más que sospechoso.
El primer mes pensaron que era algo pasajero. El segundo se echaron la culpa entre ellos. El tercero mi hermana me pidió perdón y yo le agradecí su intervención. Al poco tiempo me fueron comprendiendo y yo a ellos. No seremos los Ingalls, pero por lo menos puedo escuchar Soy lo que soy a todo volumen en el living de casa.

1 comentarios:

lechemacha dijo...

que fiasco, nadie me comenta el Coming Out
Bueno, dejo la dirección de mi blog de Cuentos de Leche Macha.

Besos!

Contacto

estodotodo@yahoo.com.ar

Archivo

My Coming Out Reloaded


En 2005 mientras cantábamos I´m coming out, el tema de Diana Ross, se nos ocurrió preguntar a nuestros amigos cómo habían hecho su salida del closet. El resultado son estos testimonios tomados entre Diciembre de 2005 y Agosto de 2006.
Por razones de pura torpeza tuvimos que clonar el blog original por éste, pero el espíritu se mantiene intacto.

Quienes somos?
J1 y J2 son pareja hace mas de 10 años. Se llaman igual por una de esas casualidades. Pero jamás han revelado sus nombres, por que nombrar a uno es nombrar al otro. A veces hablan en tercera persona, como Diego M.. A los dos se les da cada tanto por escribir, una canción o una historia. No importa mucho qué, ni cómo. El soporte en este caso es el blog.
My Coming Out surgió como un espacio para que todxs, así cómo ellos, puedan contar su salida del closet. Un espacio para todxs en definitiva, que crece con el aporte de quién acerca su historia.